Logo CEPSA

Información básica de lubricación

El crudo del petróleo tal y como se extrae del pozo petrolífero no es utilizable para aplicaciones industriales y de automoción. Para ello ha de ser sometido a unos tratamientos especiales en plantas específicas, refinerías, donde se obtiene una gran variedad de productos. De entre estos productos, los que se aplican para la fabricación de lubricantes son los denominados aceites base, que pueden ser:

Minerales: Obtenidos directamente del petróleo. Son los de uso más extendido.

Sintéticos: Fabricados con bases que provienen de transformaciones complejas o síntesis.

Semisintéticos: Mezcla de los dos anteriores.

Así pues, un aceite lubricante es un producto formado por un aceite base, generalmente derivado del petróleo, y unos aditivos (compuestos que se incorporan, en pequeñas cantidades, a los aceites base para obtener un aceite lubricante terminado con el nivel de calidad y tipo de aplicación deseado).

Los aditivos más importantes, en función de la misión que deben cumplir son:

  • Antioxidante.
  • Antiherrumbre.
  • Detergente.
  • Dispersante.
  • Mejorador del índice de viscosidad.
  • Antidesgaste.
  • Depresor de la congelación.

Las características físico-químicas más importantes de los lubricantes terminados son:

  • Color.
  • Viscosidad.
  • Índice de viscosidad.
  • Densidad.
  • Punto de inflamación.
  • Punto de combustión.
  • Punto de congelación.
  • Extrema presión.
  • Aeroemulsión.
  • Desemulsión.
  • TBN.

La calidad y prestaciones de los lubricantes viene dada por la calidad de las bases utilizadas, las mejoras que aportan los aditivos utilizados y las características fisico-químicas de los lubricantes terminados.

Para más información consulte nuestro Glosario y el apartado de Preguntas más frecuentes.

En cuanto al tipo de aplicación, los aceites más importantes son:

  • Aceites para motores de 2 y 4 tiempos.
  • Aceites para transmisiones y cajas de cambio.
  • Aceites para usos industriales.
  • Aceites Marinos.
  • Grasas lubricantes (rodamientos).

Los lubricantes reducen la fricción entre dos superficies en contacto y movimiento relativo, además de realizar otras misiones primordiales para el eficaz funcionamiento de los equipos:

Sellar, Refrigerar, Proteger, Limpiar.