Cepsa es ese lugar que está a la vuelta de la esquina donde repostar, para descansar, hacer la compra, o ahorrar. Cepsa también está en tu casa con la electricidad, o en las moléculas del detergente con el que lavas la ropa e incluso en los componentes con los que se hacen los paneles solares de los satélites.